Manifestantes en una protesta en Rusia hace años. La disidencia ha caído en picado pues muchos están en cárceles o han sido abocados al exilio. | Efe

16

El movimiento juvenil y antibélico Vesna ha convocado protestas en el centro de todas las ciudades de Rusia tras el anuncio de su presidente, Vladímir Putin, de decretar la movilización de 300.000 reservistas para asestar un golpe de efecto decisivo a la guerra en Ucrania.

A través de Telegram, se convoca a las personas que rechazan la medida y la deriva militarista de Putin en Ucrania a expresar su descontento de forma pública este mismo miércoles por la tarde en las calles y plazas rusas según informa la televisión de Europa del Este Nexta.

Noticias relacionadas

No obstante, el Kremlin ya estaría prevenido y preparado para contener esta situación. Así, según el canal de Telegram ruso Baza, las fuerzas especiales han recibido la orden de prepararse para dispersar las protestas contra la guerra de Ucrania que se anuncian en Rusia. De hecho la fiscalía de Moscú ha emitido un comunicado muy explícito sobre este punto, haciendo hincapié en el delito en que incurrirían las personas que se concentren de forma no autorizada en cualquier lugar de la Federación Rusa.

Tal y como ha quedado patente en las redes sociales, la población rusa se ve inmersa en estos momentos en la incertidumbre de saber si serán llamados a filas. «Los chats sacan humo» aprecia al respecto el corresponsal catalán Manel Alías.

Hay que tener en cuenta que los recientes cambios legislativos del Kremlin prevén largas penas de cárcel para aquellos soldados que deserten en un contexto de movilización como el actual, y solo se puede evadir la llamada por motivos de salud y edad.