La gente hace cola para asistir a una ceremonia de despedida del fallecido expresidente soviético. | Reuters

Cientos o miles de personas se han acercado este sábado hasta la Casa de lo Sindicatos de Moscú para darle su último adiós al último líder de la Unión Soviética, Mijail Gorbáchov, en un acto que ha contado con la presencia de diplomáticos occidentales y al que no ha acudido el presidente, Vladimir Putin. El Kremlin ha afirmado que el acto contará con parte del simbolismo asociado a un funeral de Estado, pero en estos últimos días han sido contados los gestos oficiales hacia a figura de Gorbachov.

Sin luto nacional, Putin se limitó el miércoles a depositar un ramo de flores en el féretro del exdirigente soviético. La Fundación Gorbachov había informado de que el acto de este domingo sería abierto al público y cientos de personas han respondido a la llamada, con largas colas en las inmediaciones de la Casa de los Sindicatos para intentar acceder a la sala donde reposaban los restos del antiguo mandatario, según The Moscow Times.

Por parte de la cúpula política rusa, la presencia más representativa ha sido la del vicepresidente del Consejo de Seguridad, Dimitri Medvedev. También han acudido los embajadores de varios países occidentales, entre ellos los de Estados Unidos, Reino Unido y Alemania, según la agencia Interfax. El primer ministro húngaro, Viktor Orbán, ha sido el único jefe de Gobierno europeo en hacer acto de presencia, aunque desde el Kremlin el portavoz, Dimitri Peskov, se ha apresurado a aclarar que no hay en agenda ningún encuentro con Putin, informa TASS.

Funeral of former Soviet President Mikhail Gorbachev
Orbán, entre los asistentes. Fotos: Reuters
Memorial service for the Soviet Union's last leader Mikhail Gorbachev in Moscow
Dos jóvenes guardias junto al féretro.

Las ceremonias proseguirán con el entierro de Gorbachov en el cementerio moscovita de Novodévichi, donde el último líder soviético yacerá junto a su mujer, Raisa. Gorbachov falleció el 30 de agosto en un hospital de la capital rusa y, desde entonces, ha quedado de manifiesto la disparidad entre el recuerdo que guardan de él los gobiernos occidentales, que le agradecen su papel en el fin de la Guerra Fría, y la frialdad demostrada en su propio país. Entre la ciudadanía rusa sigue cundiendo cierto malestar hacia una figura que asocian al fin de una época de esplendor y la tibieza del actual Gobierno, concentrado en justificar a toda costa su actual aventura bélica en Ucrania, así lo demuestra.