Manifestantes frente a la Corte Suprema mientras el Senado debatía el proyecto de ley demócrata. | Reuters

2

El Senado ha frenado este miércoles un proyecto de ley liderado por los demócratas para garantizar el derecho al aborto en el marco del borrador filtrado, no definitivo, del Tribunal Supremo de Estados Unidos que hace peligrar el histórico fallo 'Roe versus Wade', que establece el derecho constitucional al aborto en el país. La Ley de Protección de la Salud de la Mujer, que busca reforzar la salud reproductiva, no ha salido adelante tras una votación con 49 votos a favor y 51 en contra, un recuento muy por debajo de los 60 senadores necesarios para romper la regla del obstruccionismo, establecida en 1970 en el Senado.

El demócrata moderado, el senador Joe Manchin por Virginia Occidental, se ha unido así a los republicanos para votar en contra de la medida y evitar que avance en medio, además, de los temores de que 'Roe versus Wade' sea anulado, tal y como ha informado la cadena CNN. El líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, del Partido Demócrata por Nueva York, ha dicho que ha sido «una de las votaciones más importantes» que se ha realizado en décadas y ha agregado que «para los republicanos se trata de hacer que el aborto sea ilegal en todas partes», según ha recogido la cadena NBC News.

Tras conocerse el veto al proyecto de ley, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha afirmado en un comunicado que «los derechos constitucionales de las mujeres están bajo un ataque sin precedentes, lo que va en contra de la voluntad de la mayoría del pueblo estadounidense». «Los republicanos en el Congreso, ninguno de los cuales votó por este proyecto de ley, han optado por interponerse en el camino de los derechos de los estadounidenses para tomar las decisiones más personales sobre sus propios cuerpos, familias y vidas», ha destacado.

Así, ha vuelto a reivindicar la elección de senadores 'proelección' de cara a las elecciones legislativas de noviembre, algo que permitiría «devolver una mayoría a la Cámara». «Si lo hacen, el Congreso puede aprobar este proyecto de ley en enero y ponerlo en mi escritorio para que pueda firmarlo», ha explicado. «Si bien esta legislación no se aprobó hoy, mi Administración no dejará de luchar para proteger el acceso a la atención reproductiva de la mujer. Seguiremos defendiendo los derechos constitucionales a tomar decisiones reproductivas privadas, como se reconoció en 'Roe versus Wade' hace casi medio siglo», ha zanjado.

El documento filtrado, de 98 páginas y escrito por el juez Samuel Alito, muestra que la mayoría de miembros del Tribunal Supremo habrían decidido anular este histórico fallo, un precedente legal que se lleva usando en el país desde 1973, lo que podría transformar el panorama de la salud reproductiva de millones de mujeres en Estados Unidos. Inspirados por la norma del estado de Texas, que prohíbe el derecho al aborto incluso en situaciones de violación o de incesto, son muchos los estados controlados por los republicanos en los que se han presentado textos de prohibición o restricción de este derecho constitucional en base a la posible decisión del Supremo.

Esta ley de Texas, aprobada en septiembre, se basa en el llamado «latido del corazón fetal», que niega el acceso a la interrupción del embarazo a partir de la sexta semana, y es considerada una de las normas más controvertidas y restrictivas, ya que fomenta la delación entre los ciudadanos particulares a cambio de una recompensa económica.