AFotografía cedida por la Presidencia del Perú que muestra una vista aérea de los daños ambientales en la playa de Ventanilla, tras el derrame de petróleo vertido el sábado al océano Pacífico desde la refinería peruana de La Pampilla. | Presidencia del Perú

0

La petrolera española Repsol informó este viernes que estima terminar a fines de febrero próximo los trabajos de limpieza de las playas y de la zona marítima impactadas en Perú por el derrame de crudo de la refinería de La Pampilla, ocurrido el sábado pasado. La empresa de hidrocarburos confirmó en un comunicado que entregó al Ministerio del Ambiente un cronograma detallado de su actuación para la limpieza de la zona afectada por el derrame, calificado por el Gobierno peruano como un «ecocidio» y el «peor desastre ambiental» de los últimos años.

Repsol indicó que, a la fecha, ha retirado más de 1.580 metros cúbicos de arena comprometida y que cuenta con más de 840 personas capacitadas para esta labor de limpieza, que no calcula culminar hasta fines de febrero, lo que también fue confirmado por el Ministerio del Ambiente. La compañía ofreció esta información después de que el Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA), del Ministerio del Ambiente, diera el pasado 18 de enero un plazo máximo de diez días hábiles para la limpieza de las áreas afectadas, bajo el apercibimiento de aplicar una multa de hasta 460.000 soles (unos 119.600 dólares). El vertido de crudo, que hasta el momento afecta a una extensión de cerca de 3 kilómetros cuadrados de playa y mar, lo que incluye parte de dos áreas naturales protegidas, se produjo cuando un buque petrolero descargaba su crudo en uno de los terminales multiboyas de la Refinería La Pampilla, que Repsol opera en Ventanilla, municipio de Callao, la región portuaria aledaña a la capital Lima. En primer momento, el suceso fue tratado como un incidente menor por la compañía, pues la Fiscalía señaló que el primer reporte brindado por la empresa consignaba apenas 7 galones (26,5 litros) perdidos en el mar.

Repsol indicó que tienen 29 unidades de maquinaria pesada, cinco ambulancias para apoyar al personal, 13 embarcaciones mayores, 31 naves menores, tres máquinas de limpieza marina y seis tanques flotantes a su disposición. Las labores de limpieza se realizan en las playas Costa Azul, Ventanilla, Cavero, Pachacutec, Bahía Blanca, Playa Chica, Playa Grande, Isla Mata Cuatro, Balneario Marina Sur, Balneario de la Marina, Norte Miramar, Pocitas y Conchitas. Asimismo, la empresa indicó que ha alcanzado un acuerdo con cuatro asociaciones de pescadores del distrito de Ventanilla, el más afectado por el derrame, para proporcionar soporte. Igualmente, indicó que un gran número de empleados de Repsol ha manifestado su deseo de apoyar con las labores de limpieza y que serán capacitados para realizar esa función. Repsol informó que se reunió el jueves con la presidenta del Consejo de Ministros, Mirtha Vásquez, y con varios ministros y funcionarios de las carteras de Energía y Minas, y de Ambiente, a quienes reiteró su compromiso para remediar el impacto ambiental. EFECTOS DE LA ERUPCIÓN EN TONGA Sin embargo, insistió en que el derrame desde el buque «Mare Dorium» a la refinería fue generado «por súbito y extraordinario oleaje anómalo producido por la erupción volcánica en Tonga». «Ratificamos nuestro compromiso de responder de manera efectiva y con transparencia ante la ciudadanía y las autoridades competentes, dando prioridad a las personas y comunidades», afirmó. Asimismo, Repsol agregó que «durante todo el tiempo que se prolongue la actual situación, la compañía contará con el asesoramiento de expertos técnicos en la materia y aportará todos los recursos necesarios».

El buque de bandera italiana está inmovilizado en alta mar y se le ha impuesto una carta fianza de 150 millones de soles (39 millones de dólares), mientras el Ejecutivo y la Fiscalía evalúan los daños y responsabilidades por el derrame frente a las costas de Lima y el Callao. Por su parte, Repsol indicó que cuenta con la asesoría especializada de Aiuká Consultoría Ambiental, una empresa dedicada al rescate de fauna marina en incidentes de petróleo, y las empresas ERM (Environmental Resources Management) para asesoramiento y control de la emergencia y LAMOR Corporation, especializada en limpieza de playas.